Red de liturgia

CLAI - Consejo Latinoamericano de Iglesias

Inicio | Quiénes somos | Enlaces

Fe y Economía

16 de octubre de 2017

Lo que le pertenece a Dios (Mateo 22:15-22)

Autor/es: Obed Juan Vizcaíno Nájera

Visto: 400 veces

 

-Maestro,

¿Es lícito pagar impuesto

a un gobierno ilegítimo?

¿Será correcto acatar las leyes

de nuestros invasores?

¿Podrá ser apropiado

orar por los gobernantes

que nos oprimen?-.

-Muestren sus verdaderas

intenciones,

quitense las máscaras,

no caeré en sus trampas.

¿En verdad quieren saber

lo que es correcto

y lo que no es?

Muestrenme una moneda,

abran sus corazones,

sentimientos y mentes-.

-Eres un hombre sabio,

un verdadero maestro,

queremos aprender de ti,

porque enseñas con verdad

los caminos de Dios.

¿Es licito pagar impuesto

a nuestros invasores?-.

Esa moneda que me enseñan,

no es una moneda ritual

que fuera martillada en el templo,

no tiene la imagen sagrada

de la Menorah,

ni del Arca,

no es de bronce,

tampoco es rústica-.

-No rabí,

es una moneda imperial,

un denario de plata,

finamente acuñada

para conmemorar al Cesar-.

No podemos traer para acá

una moneda sagrada,

no debemos sacarla del templo,

se contaminaría

Dinos si en verdad es legal

pagar a Roma esos tributos-.

¿De quién es la cara

que está en la moneda?-

-De Tiberius Claudius Cesar,

Emperador de Roma,

de nuestra sagrada tierra

y de todo el mundo-.

-Denle al Cesar

lo que es del Cesar,

y denle a Dios

lo que le pertenece-.

-Nos haces enmudecer

con tus respuestas,

nos conoces,

sabes nuestros pensamientos,

es imposible tenderte trampas-.

-¿Quien el señor de sus vidas?

¿Acaso el rostro representado

en esa moneda extranjera?

¿Ese es el precio de ustedes?

¿El precio de un esclavo?-.

-Solo uno es el Señor

de nuestras vidas,

a él solo adoramos,

no somos siervos de nadie-.

-La prédica de sus sacerdotes,

enseñanzas interminables,

las finas y detalladas vestiduras

de sus maestros los fariseos,

las falsas enseñanzas

de los escribas,

y el orgullo de ustedes

les han hecho esclavos

de un cruel imperio infiel.

Yo soy la verdad,

la libertad de ustedes,

ofrezco vida en abundancia,

no soy una simple imagen

acuñada en un metal,

ni una estatua esculpida

en una piedra inerte.

He venido para mostrarles

al verdadero Dios vivo,

al Dios con el cual

no se negocia,

no tiene precio,

y no es moneda de cambio.

-Muestranos al Padre-.

Soy camino, verdad y vida,

no soy un simple Cesar,

que aunque adorado

como un gran dios,

tan solo es un mortal

con sus días contados

y sus pies de barro,

que sólo sobrevive

en monedas viejas

y desgastadas.

Miren al verdadero Señor,

denle al verdadero Dios

sus vidas,

lo que tiene que ser de él,

sus corazones.

Rev. Obed Juan Vizcaíno Nájera

Maracaibo - Venezuela

15 de Octubre 2017.

 

Share

Palabras relacionadas

Tributo, Monedas, César, Imperio

Atras